erc_nadal

Denuncian al alcalde de Blanes y al interventor del Ayuntamiento de presunta malversación y prevaricación en la construcción de la Ciudad Deportiva


El exconcejal de Blanes Anselmo Ramos y Josep Ridaura, presidente del Club Hoquei Blanes, informaron ayer en una rueda de prensa que la pasada semana presentaron una denuncia en la Comandancia de Guardia Civil de Girona contra el alcalde Josep Marigó y el interventor Francisco Lucio por presuntos delitos de malversación de caudales públicos y prevaricación.

La denuncia contra ambos se debe a que Marigó presidió el Consorci Portal de la Costa Brava – Illa de Blanes, del que Lucio fue interventor entre 2003 y 2007. El consorcio fue el organismo encargado de aprobar los proyectos de obra de la Ciudad Deportiva.

Anselmo Ramos y Josep Ridaura, ayer durante la rueda de prensa / Foto: JFG

Anselmo Ramos y Josep Ridaura, ayer durante la rueda de prensa / Foto: JFG

En la comparecencia, Ramos y Ridaura dijeron hablar a título personal. Estuvieron acompañados por Fernando Sancha, miembro del Partido Democrático de Blanes (PDB), y Sonia Pérez, que encabezó la lista del PDB en las elecciones municipales de 2011. Ramos fue concejal de Deportes por el PDB entre 2007 y 2011, cuando Josep Trias (CiU) fue alcalde de Blanes.

Según las explicaciones que dieron ayer, la denuncia se fundamenta envarios documentos, entre ellos el folio que reproducimos, en el que se resumen los costes que tuvo la Ciudad Deportiva. Este documento lo había solicitado Ridaura al Ayuntamiento y, según dijo, ha tardado 10 meses en recibirlo. Anselmo Ramos y Josep Ridaura cosideran que la Ciudad Deportiva ha tenido un sobrecoste de unos 10 millones de euros aproximadamente, pues se preupuestó en 23 millones y se acabó pagando 33 millones. Por este motivo pide que se investiguen las cuentas de las obras. En el documento figura que el coste fue de 30,17 millones.

Supuestamente, la diferencia hasta los 33 millones se debería a que el techo del edificio se construyó más alto de lo previsto. Después, hubo que rellenar una parte pues suprimir un ligero desnivel y proceder a impermeabilizarlo.

Imagen del documento emitido por el Ayuntamiento de Blanes y repartido ayer a los periodistas por los denunciantes

Imagen del documento emitido por el Ayuntamiento de Blanes y repartido ayer a los periodistas por los denunciantes / (Clicar sobre la imagen para ampliarla)

Pero donde pusieron el acento en lo que a sobrecostes se refiere es en la partida de urbanización del entorno de la Ciudad Deportiva, valorada en 5,18 millones de euros. Los denunciantes consideran que se trata de un coste desorbitado cuando la urbanización del entorno de la Ciudad Deportiva es bastante austera, pues ni siquiera se urbanizó el acceso al campo de fútbol, que el Ayuntamiento acondicionará este año. Aunque en la ejecución de las obras aparece una «reducción» de partidas, relacionadas en parte con la urbanización, por valor de algo más de dos millones de euros, la cifra resultante es muy elevada.

Los denunciantes consideran que la diferencia entre el presupuesto y el coste real de la Ciudad Deportiva puede causar un perjuicio para los vecinos de Blanes, pues además, la infraestructura carece de equipamientos que se proyectaron.

Los denunciantes piden que se investigue si existieron irregularidades durante la construcción de la Ciudad Deportiva / Foto: JFG

Los denunciantes piden que se investigue si existieron irregularidades durante la construcción de la Ciudad Deportiva / Foto: JFG

La operación urbanística entorno a la Ciudad Deportiva se empezó a fraguar a final de la legislatura 2000 – 2003, cuando Ramón Ramos (CiU) fue alcalde. Le sucedió en Josep Marigó entre 2003 y 2007.

El proyecto inicial fue objeto de una revisión y a finales de 2004 la empresa pública GISA tomó el control del proyecto. Las obras comenzaron a finales de 2005 y tras diversas vicisitudes, que comportaron la paralización de las obras, la Ciudad Deportiva se inauguró en febrero de 2011. El proyecto contemplaba construir una piscina y dos campos de fútbol, que no llegaron a materializarse. Buena parte de las obras se realizaron cuando Josep Trias fue alcalde, cargo al que accedió en 2007.

El Consorci Portal de la Costa Brava – Illa de Blanes formalmente era el que aprobaba los proyectos, pero las licitaciones las realizaba GISA.

Josep Marigó dice hay “persecución” contra él

El alcalde de Blanes, Josep Marigó, ha remitido a Blanesaldia.com un documento de cinco folios (clicar aquí para descargar), uno de los cuales es el que reproducimos en esta información.

Josep Marigó, a la derecha de la imagen, detrás de Artur Mas, durante la inauguración de la Ciudad Deportiva en febrero de 2011 / Foto: JFG

Josep Marigó, a la derecha de la imagen, detrás de Artur Mas, durante la inauguración de la Ciudad Deportiva en febrero de 2011 / Foto: JFG

Marigó declaró ayer a la Agència Catalana de Notícies que Josep Ridaura lleva a cabo desde hace tiempo una “persecución” contra su persona. En febrero de 2010 Ridaura tuvo una trifulca con dos empleados municipales, en el pabellón de deportes, porque no dejaron entrenar el equipo de hoquei al no estar colocada la red de protección. El conflicto lo hizo público Marigó pocos días después en el pleno y motivó que Ridaura pleitease por la vía civil por considerar que Marigó había incurrido en una intromisión ilegítima en su honor. Los tribunales en primera y segunda instancia desestimaron la demanda de Ridaura, al que impusieron las costas del juicio.

Marigó considera que la denuncia es también la consecuencia de haber eliminado del presupuesto del Ayuntamiento de 2014 las subvenciones a las entidades deportivas. En los últimos cuatro años el Club Hoquei Blanes ha recibido 180.000 euros de subvención del Ayuntamiento, aunque en principio debía haber recibido 216.000 euros.

También, considera que la denuncia carece de fundamento ya que el peso de las decisiones presupuestarias y ejecución de las obras de la Ciudad Deportiva recayó sobre GISA, empresa que creó la Generalitat.

Otro argumento que esgrime el denunciado es que una parte del sobrecoste se debió al replanteamiento del proyecto cuando fue examinado por los técnicos del cuerpo de bomberos, que reclamaron la creación de salidas de evacuación adicionales para casos de emergencias.

Marigó ha declarado que los denunciantes actúan «con mala intención y mala fe. El PDB hace lo que viene haciendo desde hace seis o siete años. Me ataca para acobardarme y que me vaya de política», lo cual dijo que no van a conseguir.

El coste de la obra se financió a través del Instituto de Crédito Oficial (ICF), organismo de la Generalitat. Para pagar la inversión, el Ayuntamiento de Blanes se comprometió a obtener recursos mediante las plusvalías que obtuviese por la venta y urbanización de los terrenos colindantes con el antiguo pabellón deportivo, incluido los terrenos del campo de fútbol de Els Pins. El posterior pinchazo de la burbuja inmobiliaria y la crisis económica impiden a día de hoy que el Ayuntamiento obtenga recursos económicos para pagar la Ciudad Deportiva.