erc_nadal

PSC y PP de Blanes estrenaron ayer en el pleno los pactos acordados para ejecutar varias inversiones

Imagen del pleno, que contó con la presencia de un numeroso grupo de actividad de la PAH de Blanes / Foto: JFG

Imagen del pleno, que contó con la presencia de un numeroso grupo de activistas de la PAH de Blanes / Foto: JFG

La celebración ayer del pleno de enero del Ayuntamiento de Blanes fue en el marco en el que se plasmó el pacto que hace pocos días han fraguado los grupos municipales de PSC y PP, tal y que se dio a conocer horas antes de la sesión. Aunque se trata de un “acuerdo” para aprobar el presupuesto de 2014, casi con toda seguridad impregnará la política local el resto del año.

El pleno tenía pocos puntos a tratar, al margen de las mociones. Pero suscitó un enconado debate por parte de los grupos de la oposición, principalmente CiU, EUiA-ICV y la exconcejala socialista Lourdes Fàbrega, mientras que las intervenciones del portavoz del PP fueron complacientes.

El pacto PSC – PP planeó así en buena parte de la sesión, empezando por la desestimación de las alegaciones presentadas al presupuesto de 2014, rechazadas por 11 votos contra 10, resultado que se repitió en las votaciones clave.

EUiA-ICV impugnó el presupuesto porque en la relación de puestos de trabajo figuran como miembros de la plantilla del Ayuntamiento dos empleados que empezaron siendo trabajadores del desaparecido Consorcio Costa Brava Illa de Blanes. Estos empleados han adquirido de facto la condición de funcionarios, sin haber concursado en unas oposiciones.

El alcalde Josep Marigó manifestó que esta cuestión cuenta con una voluminosa documentación fruto de asesoramiento técnico y jurídico, que avala que se hayan integrado en el Ayuntamiento. El alcalde se ofreció a entregar la documentación de este asunto al portavoz de EUiA-ICV, Joan Salmerón, que insinuó que desestimar la alegación equivalía a ser cómplices de una ilegalidad.

El pleno aprobó por 11 votos a favor (PSC y PP), el voto en contra de EUiA y Lourdes Fàbrega, y la abstención de CiU que se autorice y delegue en la junta de gobierno los trámites para construir el campo de fútbol de la Ciudad Deportiva, presupuestado en 791.000 euros. La fórmula que se ha ideado es que el constructor que gane la licitación recibirá cada año 100.000 euros, durante un máximo de 10 anualidades, además de poder explotar en su beneficio el 20% de tiempo.

Josep Marigó / Foto: Archivo

Josep Marigó / Foto: Archivo

El alcalde Marigó argumentó que la delegación de competencias en la junta de gobierno permitirá agilizar la tramitación del expediente, a fin de que las obras puedan finalizar con vistas al mes de septiembre. De esta forma el Club Deportiu Blanes podría comenzar la próxima temporada a jugar y desarrollar su actividad formativa en la nueva instalación.

Marigó no descartó que el proyecto pueda recibir los próximos meses subvenciones que hagan disminuir la inversión que deba asumir el constructor, lo cual repercutiría en un plazo menor de tiempo para que lo explote. Aclaró que el futuro contrato con el constructor incorporará una claúsula relativa el “rescate” de la pseudoconcesión del terreno de juego.

Primeros pasos para reparar la riera

Imagen de las obras de urgencia que se hicieron en 2011 en la avenida Joaquim Ruyra

Imagen de las obras de urgencia que se hicieron en 2011 en la avenida Joaquim Ruyra

El pleno generó un intenso debate cuando se votó la urgencia de incorporar un asunto al pleno que no se había incluido inicialmente. Se trató la modificación de una partida del capítulo de inversiones, a fin de concretar que será para reparar el cajón de la riera subterránea de la avenida Joaquim Ruyra. Un tramo de la misma está cerrado al tráfico de vehículos desde octubre de 2011, por existir riesgo de que se hunda.

El equipo de gobierno aprobó consignar en el presupuesto 500.000 euros para esta obra. Contará con una subvención de la Generalitat de 163.000 euros. Este dinero se recibirá en 2015, pero según explicó el alcalde urgía incluirlo en el presupuesto porque las obras podrán comenzar antes de recibir la subvención, poniendo lo antes posible fin al problema.

Joaquim Torrecillas (CiU), ayer durante el pleno / Foto: JFG

Joaquim Torrecillas (CiU), ayer durante el pleno / Foto: JFG

Parte del dinero que se invertirá en la reparación procederá de ingresos de la tasa de alcantarillado. La concejala Fàbrega cuestionó que se legal destinar dinero del alcantarillado a una inversión ajena a su procedencia.

Joaquim Torrecillas (CiU), manifestó que respetaba el pacto que han rubricado PSC y PP, pero constató que el equipo de gobierno ha consumado “un cambio de posicionamiento”. Contrapuso que su grupo ha negociado infructuosamente que se invierta en rescatar una parte de concesión de zonas azules. Su grupo también propuso que se destinasen 5.000 euros para realizar un estudio que marque directrices tendentes a mejorar el ahorro energético del Ayuntamiento. Según Torrecillas, la institución local paga cada año entorno a un millón de euros en gasto energético.

Cuatro mociones


En el apartado de mociones, destacó la aprobación de que presentó la PAH de Blanes, a fin de que se sancionen a las empresas y entidades bancarias que tienen pisos vacíos de forma permanente, la existir en la sociedad un problema de emergencia habitacional fruto de los miles de desahucios que se han ejecutado desde que comenzó la crisis. La moción, que defendieron PSC, EUiA-ICV y Fàbrega, se aprobó por 18 votos a favor y la abstención de los tres concejales del PP.

Otra moción puso de relieve la buena salud del pacto PSC-PP, que como hemos comentado estuvo omnipresente en el pleno. Por 11 votos en contra y 10 a favor se rechazó la moción de CiU para que se apoye a la Generalitat en la petición que ha formulado al Congreso de los Diputados, para que se delegue la convocatoria y celebración del referendum sobre el derecho de decidir, previsto para el próximo 9 de noviembre.

Concejales de EUiA-ICV, ayer en el pleno / Foto: JFG

Concejales de EUiA-ICV, ayer en el pleno / Foto: JFG

En cambio, se aprobaron dos mociones de EUiA-ICV. Una solicita a la Generalitat que reconsidere la distribución de dinero procedente del Fondo de Cooperación Local de Catalunya de 2013, del que Blanes ha quedado excluido. POr este concepto el Ayuntamiento ha dejado de percibir algo más de 300.00 euros.

La segunda moción consiste en crear en un plazo de tres meses una bolsa de alquiler de locales comerciales e industriales, que gestionará el Ayuntamiento, a fin de favorecer su ocupación para dinamizar la actividad comercial y los negocios.