erc

Nora recogió en Blanes entre enero y septiembre 675 toneladas menos de basura que el año pasado

Un vehículo de Nora, en una calle de Blanes / Foto: JFG

Un vehículo de Nora, en una calle de Blanes / Foto: JFG

Durante los primeros nueve meses del año la empresa Nora, concesionaria del servicio de recogida de basura y limpieza viaria en Blanes, ha retirado 15.078 toneladas de residuos de diverso tipo. Son 675,5 toneladas menos que en el mismo periodo de 2012, cuando se alcanzaron las 15.753,7. El menor consumo a causa de la crisis es el responsable del descenso, cifrado en el 4,28%.

El mayor volumen de desperdicios se agrupa en el concepto “resto”, que engloba aquellos residuos que a priori no son reciclables. Este año, entre enero y septiembre, se han recogido 11.214,1 toneladas (74,4% del total de basura). Es una cifra abultada, que debería ir descendiendo los próximos años a medida que la cultura del reciclaje gane terreno y las personas separen bien los residuos. Este tipo de basura ha exprimentado una disminución con respecto a 2012 del 5,04%.

Le sigue en importancia la denominada Fracción Orgánica de Rechazo Municipal (FORM), de la que Nora contabilizó 1.859,7 toneladas (12,3%). En 2012 por este concepto se contabilizaron 1.988 toneladas, con lo cual este año el descenso es significativo, del 6,46%.

En tercer lugar figura el papel -Nora lo clasifica desde este año en dos grupos, pues contabiliza aparte el papel «comercial»-, que generó 734,5 toneladas (4,8%). En cuarto lugar figura el vidrio, que totalizó 676,6 toneladas (4,5%), seguido por los envases, casi 408 toneladas (2,7%). Por último, están los residuos «voluminosos», los objetos que deja la gente junto a los contenedores y que por desidia o por serles imposible no llevaron a la desechería. De este tipo de residuos se recopilaron 178,5 toneladas (1,2%).

Reciclamos más pero generamos menos basura

Maquinaria per a la neteja viaria

Maquinaria de la empresa Nora / Foto: JFG

A pesar del descenso del volumen de residuos, la recogida selectiva experimenta un aumento apreciable, que revela que aún hay margen para mejorar en reciclaje. Así, en los nueve primeros meses de este se ha incrementado la recogida de papel un 5,66%, mientras que el vidrio aumentó un 5,30% y los envases -los que más nos cuesta reciclar-, un modesto 2,15%.

El descenso del volumen de basura es uno de los muchos y diversos parámetros que muestra la crisis económica que vivimos, que se refleja en la contención del gasto y el consiguiente freno generalizado del consumo en multitud de familias. Esta angustiosa situación tiene su reflejo en la cantidad de basura que generamos. Porque, según los datos facilitados por Nora, si en 2011 se recogieron 20.655 toneladas de residuos de todo tipo, en 2012 la cifra disminuyó hasta las 19.911 toneladas, un 3,6% menos. Y este 2013 dificilmente se superarán las cifras de 2012.