anuncio_erc

La seguridad, un puntal en el juego online

Los usuarios deben asegurarse que la plataforma web donde harán sus apuestas o sus juegos sea garantía de confidencialidad y profesionalidad

El sector del juego online no deja de crecer en España: cada vez hay más casas de apuestas, pero también un mayor número de espacios destinados a juegos como el póquer o a casinos virtuales con todas las máquinas y opciones que pueda ofrecer un casino tangible, el de toda la vida.

La proliferación de dichas plataformas ha aumentado por consiguiente el volumen de jugadores y, por lo tanto, dicho contexto también ha multiplicado el riesgo en la seguridad, un aspecto clave para muchos jugadores a la hora de determinar la calidad de una plataforma de estas características como, por ejemplo, Casino777.

En este sentido, la mayoría de los usuarios nombra la seguridad (o inseguridad, en su defecto) como una de las preocupaciones capitales cuando realizan una actividad de esa índole a través de la pantalla del ordenador o del smartphone. Una preocupación lógica y coherente, por otro lado, si tenemos en cuenta que cuando realizamos una apuesta en una web de juego online nuestros datos se registran en la Red, quedando expuestos, si no se tratan con detenimiento y garantías, a posibles estafas online.

Y es que Internet, entre otras muchas cosas, también se ha erigido como un espacio predilecto para los delincuentes virtuales, que a través de su anonimato pueden llegar a engañar con poco riesgo y a muchos kilómetros de distancia.

Como evitar las estafas

Los fraudes más comunes son los que se realizan mediante las compras en la Red con tarjeta de crédito. Según datos de la Memoria Anual sobre la Vigilancia de los Sistemas de Pago, un informe publicado por el Banco de España, dichas operaciones fraudulentas pueden suponer unas pérdidas superiores a los 50 millones de euros al año.

La gran pregunta, por lo tanto, es clara: ¿Cómo se puede evitar? No existe un listado de instrucciones infalibles, pero sí que se deben tener en cuenta algunos factores clave como, por ejemplo, tener conocimiento de las técnicas más usadas por los estafadores en Internet. Una de las cuales es el llamado phishing, un método a través del cual los ciberdelincuentes consiguen que el usuario revele información personal a través de correos electrónicos fraudulentos , webs falsas o llamadas de teléfono.

Así pues, para evitar caer en dicha práctica lo más importante es estar atento en relación con la información privada: no debemos responder a correos no solicitados; tampoco debemos abrir archivos adjuntos de dudosa procedencia y, sobretodo, es muy importante que nuestras contraseñas estén bien protegidas.