erc_nadal

El gobierno de Blanes organiza un debate para divulgar argumentos favorables al POUM que quiere aprobar

El equipo de gobierno de Blanes organiza el próximo jueves día 20 a partir de las 20:30 horas un debate en el teatro de la población que lleva por título «Hablemos de Territorio, Cámpings y Turismo». Tras este enunciado genérico se tratará el nuevo Plan de Ordenación Urbanístico Municipal (POUM), que se debatirá y votará en el pleno de abril, que se celebrará el día 27.

Uno de los participantes en el acto será el urbanista Esteve Corominas, que fue redactor en 2010 del POUM, cuando era alcalde Josep Trias (CiU). En el momento de elaborar esta información se desconocen los nombres y número de los restantes ponentes que le acompañarán. Habrá, según informa la oficina de prensa del Ayuntamiento, un representante de la Generalitat y otros expertos en urbanismo y turismo.

El acto, previsiblemente, servirá para divulgar argumentos a favor de varias modificaciones del POUM que han polarizado el debate político durante las últimas semanas. Se trata de que el documento legalice los terrenos agrícolas que ocupan desde hace muchos años los dueños de los cámpings Blanc d’Eivissa y Bellaterra.

A favor de la legalización están los grupos municipales de PSC, CiU y PP. Estas fuerzas políticas solo suman nueve votos, con lo cual por ahora no está claro que se vaya a aprobar el POUM. Porque Ciutadans no es por ahora partidario de avalar la modificación y ERC, que participa en el gobierno de la ciudad, tampoco, si mantiene la postura que adoptó a finales del pasado mes de febrero.

Los grupos de la oposición de izquierdas, ICV-EUiA, Batega per Blanes y CUP rechazan legalizar la actividad lucrativa en terrenos agrícolas y han solicitado participar en la organización del debate, mediante la inclusión de ponentes contrarios a la legalización, petición que no ha sido atendida.

En un comunicado explicitan que han pedido que el debate cuente con «mayor pluralidad, mayor diversidad» y que no se «manipule» el debate entorno al POUM, pues afecta a toda la ciudadanía ya que regula cuestiones como «las políticas de vivienda pública, la cohesión de los barrios, las reservas agrícolas, las zonas verdes, el acceso al mar, etc.».

En otro párrafo, los grupos de la oposición subrayan que «esta forma de actuar es un acto de prepotencia política por parte del gobierno, que pretende validar y blanquear las irregularidades de unos empresarios que se han saltado todas las reglas de juego de manera continuada y que cuentan con la cobertura y el amparo de PSC, CiU y PP».

El asunto ya se trató en los plenos de febrero y marzo, pues se abordaron sanciones a dos cámpings por vulneración de la normativa urbanística. Entonces, la concejala de Urbanismo, Pepa Celaya, argumentó en el plenario que es conveniente legalizar los terrenos que utilizan los cámpings porque, en caso contrario, se perderán puestos de trabajo.

Conviene recordar que el actual POUM fue declarado nulo mediante una sentencia del Tribunal Superior de Justícia de Catalunya fechada en marzo de 2015. La sentencia se debió al recurso que interpuso la Asociación de Cámpigns de Blanes.